Nacional


Tenemos una transculturización peligrosa y pésima para el desarrollo del país: Alfonso Navarrete Fimbres

ENTREVISTA. “El problema para que la cultura influya en las personas es presupuestal, así como se gasta en deporte, también se debería invertir en la cultura porque hacerlo es hacer mejores personas”, dice el tenor Alfonso Navarrete Fimbres, recientemente galardonado con el Premio Crónica en Trayectoria y Promoción Artística 2019.

Tenemos una transculturización peligrosa y pésima para el desarrollo del país: Alfonso Navarrete  Fimbres | La Crónica de Hoy

Alfonso Navarreten Fimbres hace un llamado para hacer más operas en México; en los años 70 u 80 se realizaban más de 100 al año, ahora solo hay 18, lamenta. (Foto: Cuartoscuro)

En la vida sólo hay música bien hecha y música mal hecha, la idea de la alta cultura no sirve, expresó Alfonso Navarrete  Fimbres, quien recibió el Premio Crónica a Trayectoria y Promoción Artística. La música popular tiene enormes valores, al igual que la ópera, la zarzuela, etc. La cultura no es elitista, es disfrutable y debemos de tener más educación para nuestro pueblo, nuestra gente.

“La cultura mexicana deviene de todos los géneros, tenemos una transculturación que, además de peligrosa, es pésima para el desarrollo de nuestro país. Los valores que transmite la caja idiota, a veces, son un asco. Tenemos que decirle a los jóvenes que existen otros caminos para mejorar su sensibilidad. Es muy importante entrar a los caminos de la cultura porque se disfrutan, solamente hay que tener la inquietud y la búsqueda de ser mejores”.

A lo largo de su carrera, Alfonso Navarrete suma más de mil 300 conciertos como solista;  fue el primer tenor de la Compañía Nacional de Ópera, presentándose en más de 350 funciones tanto nacional como internacionalmente. Además, ha realizado una labor de difusión por más de 30 años mediante los conciertos comentados de El Arte del Canto.

“Hemos hecho un gran esfuerzo, gran parte del cual se debe al entusiasmo, calidad humana y profesional de los cantantes del Palacio de Bellas Artes y que están dentro del grupo de cantantes solistas del INBAL”.

¿Cómo recibe el Premio Crónica por el reconocimiento de su trayectoria y labor de promoción cultural?

—Me siento muy contento de ser parte y de que el consejo editorial me haya designado como un ganador de un Premio Crónica. Es un reconocimiento que me tiene muy complacido y estoy orgulloso de que un periódico nacional se preocupe por los mexicanos que llevamos a cabo cosas importantes, tanto en la ciencia como en el arte.

La Crónica hace una especie de síntesis anual a los mejores valores en la ciencia y la cultura de México. Esto es muy importante, porque reconoce la labor de vida que llevan a cabo un gran físico o matemático, un extraordinario investigador o un doctor en biología, etcétera, lo cual es necesario para que este tipo de ejemplos impacten en la juventud y la búsqueda de la excelencia se lleve a cabo en los jóvenes de este país, así como para que el pueblo de México conozca a sus mejores gentes.

Pero hay que darle honor a quien honor merece. No lo he hecho solo, somos un equipo de trabajo de enorme calidad, un grupo de cantantes solistas del INBA. En realidad el premio lo merecen ellos, yo soy un vehículo de difusión y coordinación. Estoy consciente de que ésta es una labor de equipo, la cual hay que engrandecer para que llegue a más jóvenes, adultos y niños.

Lo hacemos con un gran amor al arte del canto y a la labor que desarrollamos para hacer más integral la preparación de un joven de Preparatoria, de CCH, de Bachilleres, de la Universidad; quienes adquieren no sólo los conocimientos propios de su carrera, sino que conocen algunos otros aspectos de la cultura.

—¿Qué se debería de hacer para que la cultura influya en la vida de más personas?

—Es un problema presupuestal, así como se gasta en deporte, también se debería invertir en la cultura, porque hacerlo es hacer mejores personas. La cultura sirve para comunicarnos mejor entre nosotros, con mayor calidad sensible.

Necesitamos hacer más óperas al año, como hacíamos en los años 70 u 80, más de 100, en lugar de las 18 que hacemos al año. Somos millones en este país y debemos llevar a cabo una labor de difusión, así como crear nuevos públicos.

—¿Qué cambiaría para hacer posible que la cultura tenga mayor presencia?

Sería mucho mejor, los jóvenes se alejarían, indudablemente, del narcotráfico, adicciones y peligros a los que se exponen. Tendríamos una sociedad más limpia, de mayor esfuerzo, con valores humanos como la lealtad, el amor, la responsabilidad y el compromiso. 

La imaginación es el gran motor de la voluntad, tú te tienes que imaginar un México mejor a través de los que van a tener a su cargo el destino del país. Tenemos que quitarles los obstáculos que impiden que ellos lo hagan y lo hagan justamente. Por eso la cultura y la educación son una inversión, no un gasto social. Si tú inviertes en el principal motor de cualquier economía, el ser humano, haces un mejor país.

Es importante pensar en la utopía de un mejoramiento social porque es un sueño al que debemos de llegar en algún momento. Nuestra sociedad debe de ser más justa e igualitaria. La distribución de la riqueza que produce nuestro país debería ser más justa y la forma de hacerlo es teniendo mejores mexicanos, jóvenes que en el futuro manejarán la política y las grandes instituciones. Tenemos que mejorar y la forma es haciendo mejores ciudadanos.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -