Opinión


Martín Guzmán

El ministro de Finanzas de Argentina no podía haberse estrenado peor en el resbaladizo problema crónico de su país: la impagable deuda y la negociación con los deudores, en este caso, con el mayor de todos: el Fondo Monetario Internacional. Mal camino escogió el ministro de Finanzas para renegociar el pago de la deuda, cuando lo primero que hizo fue echar la culpa al Fondo de la grave crisis económica por la que atraviesa su país, obviando, que, de no haber concedido el préstamo, Argentina habría caído en bancarrota.

Martín Guzmán | La Crónica de Hoy

El ministro de Finanzas de Argentina no podía haberse estrenado peor en el resbaladizo problema crónico de su país: la impagable deuda y la negociación con los deudores, en este caso, con el mayor de todos: el Fondo Monetario Internacional. Mal camino escogió el ministro de Finanzas para renegociar el pago de la deuda, cuando lo primero que hizo fue echar la culpa al Fondo de la grave crisis económica por la que atraviesa su país, obviando, que, de no haber concedido el préstamo, Argentina habría caído en bancarrota.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -