Escenario


Doctor sueño

El filme que reconcilia a Stephen King con Stanley Kubrick

Doctor sueño  | La Crónica de Hoy

Es sabido que uno de los grandes detractores detrás de la adaptación de El resplandor (1980), el filme de Stanley Kubrick, fue Stephen King, el autor del libro que lo inspira. Más allá de las diferencias creativas y la fidelidad de la versión fílmica al libro, aquella cinta de Kubrick queda en la historia como una de las más fascinantes exploraciones de una mente perturbada.

A cuatro décadas de distancia, ante las dudas de los puristas y detractores de las secuelas (especialmente porque se trata de un maestro fílmico como Kubrick) llega Mike Flanagan con la adaptación de Doctor Sueño, libro de Stephen King que publicó en el 2013 como continuación de la misma novela que inspiró El resplandor, y para sorpresa del mundo ha conseguido hacer una pieza audaz por su capacidad de respeto, pues no sólo encuentra una conexión sincera con El Resplandor de Kubrick, de quien utiliza sus recursos narrativos en favor de la historia que él mismo construye, sino que también es fiel a la historia del libro de Stephen King.

La cinta se desarrolla después de los sucesos de El resplandor (1980). Esta vez Danny Torrance (Ewan McGregor), quien es un adulto alcohólico atormentado por los hechos que ocurrieron décadas atrás en el Hotel Overlook, cuando era un niño de cinco años, y a quien recordamos por su paseo en triciclo. Sin residencia fija, va de ciudad en ciudad atormentado por sus visiones y por los fantasmas de su infancia, que ha aprendido a controlar, pero no a eliminar de su mente, por seguir irremediablemente marcado por aquel trauma.

Un día se siente atraído por una ciudad de New Hampshire, donde encontrará trabajo en una residencia de ancianos y donde se apuntará a las reuniones de Alcohólicos Anónimos. En ese lugar le llega la visión de Abra Stone, una niña dotada de un poderoso don extrasensorial, que necesita su ayuda.

La joven reconocerá en seguida que Danny comparte su poder, y le pedirá ayuda para enfrentarse a la despiadada Rose la Chistera (Rebecca Ferguson) y a sus seguidores, que son seres paranormales que viven del resplandor de los niños especiales. Danny sabe que sin su ayuda Abra nunca conseguirá escapar de ellos; juntos emprenderán una lucha para intentar salvarla a ella y a los demás niños que sacrifican.

No conforme con la capacidad de Flanagan para lograr hacer una conexión especial entre el nuevo libro de King y el trabajo fílmico de Kubrick, logra establecer otro tipo de conexiones acertadas, en otros aspectos, como el manejo del elemento fantástico con recursos fílmicos, en el tono que es más atmosférico que aterrador o la creación de personajes sin pretensiones.

Se trata de una película que no se convertirá en una obra maestra como el trabajo de Kubrick, pero en la que vale la pena reconocer su increíble capacidad de mediación. Se convierte en una de las más fieles adaptaciones de la obra de Stephen King y nos vuelve testigos de otra gran actuación de Ewan McGregor.


 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -