Opinión


CDMX, capital de libertades…radicales

CDMX, capital de libertades…radicales | La Crónica de Hoy

CDMX, capital de libertades…radicales

En la Ciudad de México o las libertades llegan a límites vanguardistas o las autoridades temen que el fantasma de las acusaciones de represión se infiltre en la 4T. Una cosa es protestar (marchar, bloquear avenidas, cercar sedes de dependencias…) y exigir con firmeza la resolución de un caso y otra muy distinta es vandalizar bajo el cobijo de una pseudo lucha. Ayer lo vimos con un grupo de mujeres —cuyas integrantes iban con pasamontañas o paliacates que cubrían sus rostros— que señaló la incapacidad de la autoridad mientras grafiteaba y dañaba las fachadas de las dos dependencias encargadas de la seguridad en la capital. El colectivo exigía respeto a sus derechos mientras agredía al titular de la SSC, Jesús Orta. Demandaba protección mientras rompía las puertas de cristal del bunker de la PGJ y tomaba por la fuerza la recepción del edificio sede. La víctima: la joven que acusa violación, cuyo caso queda en segundo plano cuando la nota se la lleva el desmán de quienes dicen representarla.

 

Miedo en el Invi

Nos cuentan los que saben de temas de vivienderos —intermediarios y organizaciones provivienda— que lo que está pasando en el Instituto de Vivienda es algo inverosímil…, como si la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, encargara a la mataviejitas un asilo de ancianas. Así de grande es la desconfianza que perturba a los funcionarios y beneficiarios de los programas del Instituto. El motivo: que la Jefa de Gobierno decida dejar todo el pastel a Rodrigo Chávez, ligado a Martí Batres y a la Asamblea de Barrios. Por el momento, a dicho personaje la señora Sheinbaum le encargó el despacho tras la salida de Pedro Sosa; es decir, en estos momentos puede meter mano a su antojo en la construcción de vivienda popular en la CDMX sin que nadie le diga nada. En las oficinas del Instituto aseguran que don Chávez anda muy sobrado por la palmadita que recibió de la Jefa de Gobierno, al asegurar que no habrá conflicto de intereses y que puede seguir laborando. ¿Será? 

 

Invea, mucho ruido y pocas nueces

Dice el refrán popular mexicano: “mucho ruido y pocas nueces”, que, por cierto, encaja muy bien a los elementos del Instituto de Verificación Administrativa de la Ciudad de México, de la Policía de Investigación y de la Secretaría de Seguridad Pública, quienes armaron un megaoperativo en Iztapalapa para supuestamente cerrar las refaccionarias de la Calzada Ermita Iztapalapa por vender mercancía ilegal —robada y de procedencia no comprobable—. La presencia de los policías únicamente asustó a los vecinos y transeúntes, pues, a pesar de que en la mayoría de los establecimientos encontraron cientos de refacciones y piezas que no fueron comprobadas, las autoridades únicamente colocaron 50 sellos de Suspensión de Actividades en las accesorias o predios que visitaron. Nos dice que no clausuraron los establecimientos debido a que la inspección únicamente era para comprobar si contaban con el uso de suelo, permisos de giro comercial y medidas de Protección Civil, requisitos que se pueden tramitar en menos de tres días, y ya contando con ellos, podrán volver a trabajar. Habría que preguntarnos ¿a las autoridades les importa más el uso de suelo o que se comercialicen refacciones robadas o de procedencia ilícita? Sean peras o manzanas, en los próximos días volverán a levantar cortinas, ya lo verán.

 

PepeCapitalino@gmail.com

Twitter: @PepeCapitalino

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -