Escenario


Brad Pitt causa euforia

El actor estadunidense presentó el filme Había una vez en… Hollywood en el cine de Parque Toreo ante cientos de fanáticos.

Brad Pitt causa euforia | La Crónica de Hoy

Foto: EFE

La primera impresión quita el aliento. En un espacio apenas improvisado, dentro del centro comercial Parque Toreo, de Naucalpan, Estado de México, cientos (quizás superaban el millar) de personas se dieron dado cita  la tarde de ayer para ver y escuchar por unos minutos a uno de los directores más mediáticos de la última época y uno de los actores más consagrados en la historia del cine.

Quentin Tarantino y su obra son capaces de convocar a una multitud que con playeras y películas en mano buscan con añoro poder robarle una firma al tan aclamado director. Brad Pitt, por otro lado, es uno de los iconos más visibles que la industria del cine ha generado en época reciente. A la cita no acudió el cineasta pero sí el actor de filmes como Troya, El club de la pelea o Bastardos sin gloria, del mismo Tarantino.

“Debido a circunstancias fuera de nuestro alcance, la Master Class con Quentin Tarantino, programada para el día de mañana, lunes 12 de agosto en Parque Toreo fue cancelada”, publicó Sony Pictures en su cuenta de Twitter, el domingo por la tarde. Sin embargo, “la alfombra roja y première con la presencia de Brad Pitt, se llevará a cabo conforme a lo planeado”, dijeron en otra publicación. Y así fue.

Por aquí y por allá aparecieron referencias al legado de Tarantino, alguna playera con la silueta de Travolta, algún póster de Kill Bill o una simple hoja de papel impresa con el póster de Once Upon a Time in Hollywood, dejan claro el impacto del director norteamericano en la cultura pop.

La alfombra se volvió un hervidero de personas. Unas gradas montadas alrededor le dan  la apariencia de un pequeñísimo estadio improvisado. Más que el estreno de una película, el lugar y la gente dan la sensación de que sucederá un  espectáculo deportivo. Se sintió la pasión y una calma insignificante antes de la anunciada tormenta, con la música de los Rolling Stones, de los Animals y uno de esos riffs clásicos de Jimmi Hendrix.

Brad Pitt anunció su llegada cuando apareció en las pantallas descendiendo de las escaleras eléctricas rumbo al escenario que esperaba su presencia para hablar del filme Había una vez en… Hollywood (como fue titulado en nuestro país), que se estrenó en el Festival de Cannes por la Palma de Oro y que ahora alista su estreno comercial en el mundo.

La reacción del público mexicano que se dio cita en el complejo comercial fue de locura. Los pasillos abarrotados. Había gente mirando en todos los pisos y algunos confesaron haber pasado horas de pie desde muy temprano, con la ferviente esperanza de alcanzar uno de esos escasos lugares cerca de sus héroes. Una explosión de aplausos y gritos eufóricos fueron la fiel muestra de lo que representa alguien como Brad Pitt.

Puso su nombre en cientos de posters y posó para las selfies. Se mostró sonriente y complaciente con sus fans. En la sección de prensa se detuvo apenas unos segundos en cada tramo para agradecer su presencia y repetir a cada paso lo “sensacional que ha sido volver a trabajar con Quentin”.

La cinta sigue a Leo DiCaprio como un actor que está perdiendo papeles protagónicos y su stunt-man interpretado por Brad Pitt. Ambos se ven envueltos en una historia de cambios, tanto en la industria como en la sociedad, ya que conocen a Charles Manson justo antes de que La Familia asesinara a algunas personas para intentar comenzar una guerra racial: “Quentin nos facilitó mucho las cosas. Me apena decirlo, pero es más diversión que trabajo”, dijo durante la alfombra, en la que también enfatizó la amabilidad de la gente y “la grandeza” de México.

Al llegar al escenario, en medio de los gritos, junto a Shannon McIntoch, la productora del filme se destacaron algunos aspectos de producción de la cinta: “Recrearon el boulevard principal de Hollywood. La película es una celebración a todos esos años. Fue muy complicado hacer que todo pareciera situado en aquella época”, dijo la productora.

“Es una transición con las películas y el streaming. Creamos películas de este tipo para atraer a la gente y hacerle entender que la experiencia en un cine sigue siendo única (…) Grabaron en más de cinco mil locaciones, es un logro haber creado esta hermosa celebración a aquellos años. Buscar lugares en al área de Los Ángeles y recrear aquella época todos los días era agotador”, agregó.

Por su parte Brad Pitt agradeció a los asistentes: “Es una hermosa bienvenida, muchas gracias”, luego añadió “todo lo que vean en la película es real no hay CGI (imagen generada a computadora) o efectos especiales, la atención al detalle es algo espectacular”, dijo.

“Trabajar con (Leonardo) DiCaprio fue espectacular, es un profesional en toda la extensión de la palabra. Nos conocíamos desde hace tiempo pero es la primera vez que coincidimos en una película de este tamaño”, añadió.

Finalmente, se despidió afectuosamente: “Muchas gracias por esta bienvenida, estoy seguro que Quentin hubiera deseado estar aquí con ustedes”.

En la cinta, Brad Pitt comparte créditos con actores de la talla de Leonardo DiCaprio, Margot Robbie, Al Pacino, entre otras estrellas. Se estrena en México el próximo 23 de agosto.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -