Mundo


Bloomberg, vapuleado en su debut en un debate demócrata

A sólo tres días para el caucus de Nevada, el exalcalde de Nueva York, que entró tarde en la carrera electoral, recibió duros ataques para los que no tuvo respuesta y no aportó valor alguno para los electores

Bloomberg, vapuleado en su debut en un debate demócrata | La Crónica de Hoy

Después del ascenso meteórico de Michael Bloomberg en las encuestas en las últimas semanas, por supuesto gracias a su inversión multimillonaria en publicidad, su debut en un debate demócrata se esperaba con especial interés, pero su participación no pudo ser más decepcionante.

El exalcalde de Nueva York pareció recibir por sorpresa el aluvión de ataques de sus contrincantes demócratas, pues no ofreció respuestas convincentes ni contragolpes efectivos a las críticas a su enorme fortuna y a las polémicas que le preceden.

Bloomberg fue, incluso, abucheado por el público en París, Nevada, a tres días para el caucus en el Estado. La primera fue cuando aseguró que no ha publicado todavía sus declaraciones de impuestos, porque, como es multimillonario, “eso toma mucho tiempo”.

Luego, cuando le cuestionaron sobre los acuerdos extrajudiciales a los que ha llegado con mujeres que lo demandaron por acoso laboral, el exalcalde neoyorquino argumentó que no le “acusaban de hacer nada malo” y aseguró que “quizás no les gustó un chiste que conté”. Esto desató su abucheo más intenso de la noche, que se repitió cuando rechazó las peticiones de sus contrincantes para que libere a estas mujeres de los acuerdos de confidencialidad a los que llegaron. También rechazó decir cuántos son.

BIDEN, RESUCITADO. El otro gran golpe que recibió Bloomberg durante la noche fue acerca de la política racista ‘Detener y registrar’ (“Stop-and-frisk”) que él aplicó en Nueva York. Si bien el exalcalde admitió su error, Joe Biden le recordó que la política sólo terminó cuando el expresidente Barack Obama ordenó investigar lo que estaba ocurriendo.

De hecho, Biden fue uno de los más agresivos con Bloomberg, consciente de que con sus millones le ha estado comiendo su terreno en las encuestas. Pero lo hizo de forma efectiva, y en realidad el exvicepresidente pareció más lúcido que nunca, demostrando dominio de políticas muy específicas, como cuando recordó que China está extrayendo la mayor parte del carbón sucio que usa de Mongolia.

SANDERS, INTACTO. Pero sin duda el gran ganador de la noche fue Bernie Sanders, quien vio cómo, pese a que él lidera las encuestas, los ataques se centraron en Bloomberg. Por supuesto recibió ataques, como cuando Pete Buttigieg lo acusó de ser una figura divisoria, y cuando Bloomberg lo llamó “comunista”, pero el veterano senador supo mantenerse a flote elegantemente, sin lanzar contragolpes, prueba de su posición de fuerza en los sondeos.

WARREN, CON AIRE. Warren capitalizó de manera efectiva sus ataques a Bloomberg. La senadora estuvo ágil e incisiva, y probablemente fue uno de sus mejores debates, pero no parece suficiente para reengancharse a la carrera electoral.

BUTTIGIEG, ESTANCADO. Más complicada fue la situación para Buttigieg, quien insistió en presentarse como el candidato de la unidad ante los candidatos “polarizadores”, pero focalizó de manera poco incisiva sus ataques en Sanders, sobre todo en sanidad, y en Amy Klobuchar.

KLOBUCHAR, OLVIDADIZA. Finalmente, Klobuchar no logró reeditar su gran debate del 8 de febrero en New ­Hampshire, y de hecho sufrió un duro golpe cuando los moderadores le recordaron que fue incapaz de mencionar el nombre del presidente de México en una entrevista reciente. La senadora lo calificó de “olvido momentáneo”, lo que le valió las críticas de Buttigieg. Sólo Warren acudió en su rescate, en un evidente acto de sororidad entre las dos únicas candidatas mujeres.

Comentarios:

Destacado:

+ -